New Majestic Hotel

Hospedaje para el vajero realmente chic y relajado.


Singapur es uno de los lugares más prósperos del mundo, no sólo por su pujante desarrollo sino por esa mezcla de culturas, china, india y malaya que le imprimen un sello seductor y cosmopolita. Una isla, ciudad y país que se puede recorrer caminando por sus calles y barrios genuinos, por agua ya sea bordeando sus costas o sus canales o bien utilizando taxi, bus o metro. Un destino para los viajeros ávidos de experimentar una mezcla de lo antiguo y lo nuevo, lo urbano y lo rural, lo relajante y excitante.

Justo en el corazón de Chinatown, uno de los barrios chinos más estilizados y espectaculares del mundo, se encuentra el New Majestic Hotel, para esos clientes que buscan la sensación de un hospedaje impregnado de detalles de diseño, comportamiento contemporáneo y relajado y en donde realmente el ambiente y el consentimiento sea algo natural, sin poses ni esfuerzos.

Desde el momento de la llegada, la fachada del lobby, de cuyo techo se desprenden unos ventiladores o abanicos de diseño Compton, se abre con franqueza hacia la acera de Bukit Pasoh Road, como si se tratara de una casa de familia o amigos que abre sus puertas de en par en para que curiosos y propios se sientan siempre bienvenidos en cualquiera de los muebles de diseño de la época colonial de Singapur que comprende los tiempos entre 1920s y 1960s. Una casa tradicional de la zona, transformada con énfasis en un recinto de diseño determinante, cultura local y arte.

Un concepto de hospedaje de “cutting edge” o de vanguardia, edificado en lo que antiguamente era una tienda-conservatorioy que hoy en día representa un género de la Nueva Asia, donde la historia se mezcla con modernidad, lo internacional con la inspiración local, un producto que sólo los actuales y acuciosos viajeros saben buscar y disfrutar.

El mismo staff del front desk sale a recibir los huéspedes  al umbral de la entrada como si se tratase de alguien conocido, es posible que hasta el mismo gerente sea quien ofrezca la bienvenida y mientras se disfruta de una bebida refrescante , y se hacen los preparativos del  registro, podrás seleccionar del álbum de la casa, según la disponibilidad, el tipo de habitación en el que quieras no sólo descansar sino también experimentar la posibilidad de un momento singular que reflejan comodidad y creatividad.

30 habitaciones únicas. Cada una diferente, desde la mezcla de lo vintage hasta el mobiliario de diseñador, pasando por baños “customizados” con detalles y mucho sentido del humor. Algunas con pequeños jardines privados, otras como áticos con alturas de 6 metros, etc. Cada lugar o espacio para descansar fue entregado para su desarrollo y personalidad a un artista local, arquitecto, fotógrafo, diseñador o cineasta, y de esta manera como un lienzo en blanco plasmar con todo el sentido de libertad creadora, sus propuestas, irreverentes, clásicas, minimalistas, maximalistas, traviesas, de puro diseño, pintorescas, etc. Así que mientras se disfruta del lugar seleccionado o disponible, existe la posibilidad, siempre y cuando esté libre o sus huéspedes lo permitan conocer y recorrer el resto de los cuartos y permitirse el juego de ver y sentir.

Todas las piezas artísticas son originales e integradas a los espacios para lograr un amalgamiento con el tipo único de cada una de las habitaciones. Cada mural, en los casos respectivos ha sido diseñado singularmente, desde aquellos que poseen leyendas o citas que sólo pueden ser leídas dependiendo de la posición en la que esté descansando el huésped, si por ejemplo está acostado sobre la cama colgante, hasta las más pícaras y pop que mezclan elementos icónicos de orientales y occidentales, también aquellas donde se aprecia un gigante goldfish “flotando” en una habitación que invita al ocupante de la habitación a situarse como si estuviera en un gran tanque o pecera. En fin una experiencia verdaderamente “Majestic”.

Antes de describir algunos de las habitaciones o lo más destacable de ellas y que representan el espíritu del hotel, cada uno de ellas ofrecen sus equipos de CD, televisores plasma, y servicio inalámbrico de banda ancha, así como la más exquisita ropa de cama, sin dejar atrás los productos Kielh´s para el cuidado personal. Los uniformes del staff han sido diseñados por Wykidd Song, que fueron creados como un tributo a la rica historia del edificio y el concepto de lobby abierto y que hace simbiosis con el ambiente del Chinatown de los alrededores.

Habitación Mirror

Una línea de espejos que comienza en las paredes y trepa por los techos para luego retornar al piso para formar una cama. Por supuesto, para ver y dejarse ver.

Habitación Loft

Los murales se expanden por todas las paredes, y son artísticamente integrados al espacio del cuarto. Estos murales forman la cabecera de la cama y se convierten en una reinterpretación de la cama clásica de cuatro postes.

Habitación Work

Diseñada por Theseus Chan, un diseñador gráfico que formó parte de la primera tienda Commes de Garcon en Asia y que estableció un juego de madera para recrear la sensación de “vivir en una caja”.

Habitación Wayana

Paredes cubiertas en seda roja con paneles de caligrafía. Un trabajo inspirado en director de cine chino, Zhan Yimou que realizó películas como La linterna roja y Judou. Este diseño es también del director de cine y teatro, Glen Goel, quien ha sido nominado al premio Laurence Olivier en 1989 al ser antagonista del actor Anthony Hopkins en la obra M Butterfly.

Habitación sin nombre

Serena y de estilo, tapizada en tela, con la intención de cualquier viajero internacional quisiera vivir en ella. Un tributo al diseño clásico europeo. Su diseñador es Patrick Chia, quien fue nombrado por la revista británica Wallpaper como unos de los 10 diseñadores internacionales a tomar en cuenta. Sus diseños llamados Squeeze se consiguen en Londres, Tokyo, Milan y Nueva York.

Habitación Pussy Parlour

La más extravagante y sorprendente habitación del hotel, fue diseñada por el productor de desfile de modas, Daniel Boey, reconocido por supuesto en todo el Asia. Presenta toques en colores como el turquesa y fucsia. Candelabros franceses, una notable cama de metal, luces de neón y espejos. Diseñado como el lugar de esparcimiento para un fashionista, inspirado en el trabajo del reconocido fotográfo David Lachapelle.

Una experiencia memorable, distinta, super chic, e inteligente a la hora de encontrar un hospedaje que no sólo se reconoce por su diseño y contemporaneidad, sino por su calidez y sobretodo, por que sus precios son sumamente atractivos para la oferta de hoy en día en hospedajes de esta categoría.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *