Dreams Las Mareas, Unlimited Luxury. Chic en la playa.

En La Cruz, Guanacaste , Costa Rica, se levanta un complejo  de Pellas Development Group y Amresorts. Llegar al recinto  por tierra toma  aproximadamente cinco horas desde la capital, San José.  La otra opción es llegar por avión a Liberia y rodar una hora para llegar un espectacular paisaje que se abre  hacia una generosa ensenada. Reconocemos que estos hoteles de gran formato, no forman parte de nuestro menú de primeras opciones , pero debido al diseño y distribución de las 447 habitaciones la experiencia se hace relajante y cálida. Habitaciones de lujo que rodean el aérea del lobby y otras más energéticas aledañas al gym y el spa. Todas con balcones que parecen terrazas y enormes tinas relajarse al aire libre. Grandes jardines y una piscina de 4 mil metros cuadrados que van prácticamente desde la parte superior del desarrollo hasta casi desembocar al mar.  Una arquitectura y mobiliario que representan códigos de la cultura costarricense.

La modalidad de Dreams Las Mareas es ofrecer una experiencia Unlimited Luxury, es tan particular el concepto que tanto familias completas, parejas, amigos y «lunamieleros» forman parte de los huéspedes de manera integrada o procurando su propio espacio sin disturbios. La experiencia de las piscinas es una de las más gratas, porque hay espacio, tumbonas , toallas para todos y no como suele ocurrir en este tipo de formato que hay que ir levantarse de madrugada para reservar un espacio porque la oferta no es suficiente. Si decidió tomar el sol en la parte superior , y luego caminar hacia la playa y probar el agua de la piscina, no se preocupe por la toalla, hay quioscos explayados por diferentes áreas donde podrá tomar una. No hay pulseras para identificar y mucho menos para categorizar, todos son  huéspedes de lujo.  Ocho restaurantes gourmet a la carta forman parte de la oferta gastronómica , liderados por el chef ejecutivo Mario Hernández quien nos deleitó en la bienvenida con un estupendo carpaccio y un lomito glaseado en aceto balsámico. Hernández nos compartió el principio de la gastronomía ofrecida donde prepondera el rescate de lo esencial con productos de alta calidad. No hay experimentaciones, sólo calidad e ingredientes esenciales.

Actividades las que quiera y se ofrecen en diferentes horarios y posibilidades. Nosotros no decantamos por un paseo en kayak y una estupenda clase de yoga. Para después en la noche tomar unos tragos en el bar y luego mover la energía en la discoteca donde la pasamos genial. Es importante tomar en cuenta que las camisetas de hombros descubiertas no son permitidas en los restaurantes, bar ni discoteca.

Fue una estupenda estadía con le mejor atención de un staff de lujo liderado por Julio Díaz, quien fue el Gerente Encargado durante estos maravillosos días y estos fueron algunos de los looks.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *